Elija su ubicación:  

Blog   

Contacto
Contáctenos
Materiales utilizados en instalaciones contra incendios: ¿por qué optar por el CPVC?
Blog Feature

Subscribe Today

Por: BlazeMaster México Fecha: 8 de Diciembre de 2022

Imprimir/Guardar como PDF

Materiales utilizados en instalaciones contra incendios: ¿por qué optar por el CPVC?

Blazemaster CPVC

Hablar de instalaciones contra incendio es hacer referencia a la seguridad, un tema que cada vez preocupa más a los diseñadores, constructores e instaladores, y que autoridades en todo el mundo intentan mejorar por medio de leyes, normas y aprobaciones que se fundamentan en estudios de la capacidad de diferentes materiales.

La ciencia y la tecnología han tenido una injerencia importante en el cambio de materiales utilizados tradicionalmente para sistemas de detección y prevención con rociadores contra incendio. Si bien históricamente las tuberías de acero fueron la opción preferida por la resistencia del material, el desarrollo de la tecnología en las últimas décadas ha cambiado esa tendencia.

 

¿Qué materiales se utilizan en las tuberías de sistemas hidráulicos contra incendios?

Los materiales predominantes en las tuberías de sistemas contra incendios que incluyen rociadores son el acero galvanizado y el acero inoxidable.

 

¿Qué ventajas ofrece el acero inoxidable en instalaciones contra incendio?

  • No es necesario pintarlo.
  • Aporta un nivel alto de protección y resiste la oxidación propia de los metales.
  • Es más fácil de unir que el acero galvanizado, por eso es más sencillo trabajar con él.
  • Se requiere menos material porque es más ligero que el acero galvanizado.
  • Se pueden utilizar tuberías más delgadas que las del acero galvanizado para resistir mayor presión de agua.

 

Materiales no metálicos para instalaciones hidráulicas contra incendio

Existen diferentes opciones de compuestos plásticos y termoplásticos que han ganado espacio en la gama de materiales disponibles para sistemas contra incendios, con mayor o menor eficacia según el caso: el más eficaz es el cloruro de polivinilo clorado (CPVC), por su resistencia al calor y su durabilidad, principalmente.

 

¿Por qué optar por el CPVC como material de tuberías en instalaciones contra incendios?

Existen diferentes aspectos que llevan a recomendar el uso de CPVC como material para tuberías contra incendios:

 

1.     Resistencia a los rayos UV

En el proceso de fabricación del CPVC es común el uso de la radiación con rayos UV para otorgar al material las propiedades de resistencia que lo hacen confiable. Esto lo hace inherentemente resistente a la exposición a rayos UV, lo que le otorga una ventaja sobre otros termoplásticos, aunque en instalaciones contra incendios no suela estar expuesto a estos rayos.

 

2.     Resistencia a la corrosión

Por tratarse de un proceso electroquímico que afecta principalmente a los materiales metálicos, la corrosión tiene efectos menos severos sobre los termoplásticos en general.

La presencia de oxígeno en el agua, y el hecho de que esta sea tratada con otros minerales para hacerla potable, tiene como consecuencia que el proceso de corrosión de los metales se acelere. Sin embargo, en el caso del CPVC la propia naturaleza de los compuestos utilizados para elaborar el material previene la afectación por corrosión y aumenta su confiabilidad.

 

3.     Durabilidad del material

El uso de CPVC en tuberías de instalaciones contra incendios data de hace varias décadas, pero está cada vez más extendido.

El CPVC, sin embargo, ha sido probado en instalaciones con fines de transporte de agua potable, bien sea fría o caliente, desde hace más tiempo, cuando Lubrizol® desarrolló el material en la década de 1950. Hoy día, hay evidencias de que sistemas hidráulicos con aproximadamente 60 años de antigüedad siguen en funcionamiento y, aunque no hay un dato exacto sobre el tiempo de duración o vida útil del compuesto, esto demuestra la durabilidad del termoplástico.

 

4.     Ligereza del material y facilidad de instalación

Por ser un material de naturaleza plástica, el CPVC es significativamente más liviano que el acero, es más fácil la manipulación de las tuberías en lo que se refiere a su transporte hasta el lugar de trabajo.

Al haber sido desarrollado para trabajar con él utilizando el cemento solvente como método de unión de las tuberías y las diferentes piezas, también resulta más sencillo trabajar con CPVC en espacios reducidos y sin la necesidad de utilizar equipos de soldadura con calor, algo que sí exigen los metales y otros plásticos como el PPR y el PEX.

 

5.     Ahorro de costos en mantenimiento y equipos para instalación

El uso de cemento solvente como método de unión para las tuberías y las conexiones necesarias en un sistema hecho con CPVC ofrece la posibilidad de ahorrar en costos de mano de obra y equipos cuando un sistema hidráulico (destinado a uso regular o a instalaciones especiales, como sucede con las tuberías contra incendios) requiere una remodelación.

Resulta más sencillo cortar los tramos de tuberías que se deban reemplazar y utilizar cemento solvente para incluir material nuevo, que verse en la necesidad de contar con aparatos de soldadura o fundición por calor para trabajar con otros materiales.

 

6.     Resistencia al calor

Con BlazeMaster® CPVC, tendrás la certeza de trabajar con un material que, además de tener las características inherentes al CPVC, ha sido desarrollado con aditivos que lo hacen resistente a las altas temperaturas.

En BlazeMaster® invertimos años de estudio en tecnología de materiales para garantizar que llevamos al mercado un compuesto confiable y seguro. Nuestro CPVC está desarrollado para formar una capa externa cuando es alcanzado por el fuego, permitiendo que el flujo normal de agua en el interior de las tuberías se mantenga sin interrupciones.

 

7.     Mejor coeficiente de flujo frente al acero

El flujo de agua que pasa a través de las tuberías de un sistema contra incendios y su presión son factores regulados en diferentes normas internacionales que deben cumplirse para que el uso de un material sea aceptado, algo que hemos publicado anteriormente en las consideraciones para instalaciones contra riesgo ligero.

En el caso del CPVC, el material ha demostrado contar con un factor C de Hazen-Williams constante a través del tiempo y superior al del acero, lo que asegura que el flujo de agua sea más eficaz al utilizar el termoplástico. Un flujo de agua más eficaz permite el uso de tuberías de menor diámetro mientras se cumple con los requisitos establecidos, y ofrece ahorros en concepto de material.

En BlazeMaster® contamos con expertos que pueden asesorarte acerca de las características del CPVC y cómo puede ser un material útil para tus proyectos de instalaciones contra incendio. Contáctanos si necesitas respuesta a cualquier duda relacionada.